Feb

11

+2013

TIC, mentiras y videos: algunas consideraciones sobre la seguridad en internet

Escrito por: Enrique A. Quagliano

Cada vez que los medios se hacen eco de alguna denuncia sobre violaciones a la privacidad -videos inconvenientes supuestamente robados de la pc o celular del afectado, fotos divulgadas en las redes sociales, etc.-, y sobre todo cuando se trata de personajes famosos o mediáticos, lógicamente cobran vuelo los temores e incertidumbres de muchos usuarios preocupados por su seguridad, especialmente en lo referido a las redes sociales.

Mucho de esto ha sucedido en los últimos días.

De allí que surjan dudas: ¿es seguro publicar fotos y videos en las redes sociales? ¿cuáles son los riesgos de seguridad? Y yendo un poco más allá, ¿es posible que alguien robe información o utilice una computadora de un tercero en forma remota? ¿cómo me protejo como usuario de todos estos riesgos a mi seguridad informática?

Veamos si podemos ir desgranando algunos conceptos al respecto de estas dudas.

Zombis, spam y otras dificultades

Comencemos diciendo que, efectivamente, puede suceder que una computadora sea infectada por algún tipo de “malware” -o software maligno-, que permita el acceso de terceros en forma remota, con el fin de utilizar ese equipo para distribuir virus, enviar correo masivo -spam- o atacar otros sitios web. A los equipos que llegan a estar en estas condiciones se los denomina con el ilustrativo nombre de “PC zombis”, obvia referencia a la figura legendaria del muerto resucitado y sometido a la voluntad de quién lo devuelve a la vida.

Esta es una de las razones -aunque no la única- de la cantidad de spam -o “correo no deseado”- que recibimos, que suele provenir de direcciones de correo de personas reales. Los llamados “spammers” son empresas o individuos dedicados a la difusión de correo no deseado que disemina tanto publicidad no pedida como virus. Justamente, ese correo no deseado está siendo enviado desde las PC zombis de usuarios desprevenidos que no advierten que sus equipos están siendo accedidos de forma remota. Esos accesos también pueden ser vendidos a quienes organizan ataques contra sitios web.

¿Cómo se previene este problema? Pues no hay una única solución, pero podríamos empezar diciendo que la dificultad más importante en esto es que el usuario promedio no hace un seguimiento de parches, actualizaciones de software y antivirus, y de las demás cuestiones que hacen a la seguridad. Suelen cancelar o desactivar todas las funciones de actualización, ya sea porque les molestan las interrupciones que eso pudiera provocar o lisa y llanamente, porque no cuentan con software original. Craso error.

La mecánica de las actualizaciones es muy sencilla y por demás importante: cuando los desarrolladores de los sistemas operativos, de los navegadores o de cualquier otro software encuentran fallas o necesitan actualizar funciones relativas a la seguridad en sus sistemas, automáticamente habilitan las correcciones o agregados vía internet. Por lo tanto, si el software instalado en nuestra computadora necesita un ajuste de este tipo y no le permitimos hacerlo, el malware podría llegar a infectar automáticamente ya que no tiene barreras que le impidan el ingreso a nuestra PC. Por el sólo hecho de estar conectados a Internet ya es posible que esto suceda y la infección penetre.

Puede ser también que el dispositivo se infecte cuando se hace clic en una publicidad emergente -los molestos “pop-ups”-, cuando se abre un archivo adjunto recibido por correo desde otra máquina infectada -generalmente en el formato de las populares “cadenas de mails”-, o simplemente por bajar archivos o programas de sitios poco confiables.

Echando mano a algunos consejos

En vista de todo lo dicho, es muy conveniente hacer caso de algunas recomendaciones de los especialistas, como ser:

  • Mantener actualizados tanto el sistema operativo como el navegador y otros programas. Para los usuarios de Windows, por ejemplo, se recomienda tener activadas las actualizaciones automáticas, para que estas correcciones se hagan cada vez que son necesarias.
  • No participar en cadenas de correo ni abrir mensajes de origen dudoso o desconocido.
  • Utilizar un “firewall” que impida el acceso a nuestros equipos desde el exterior. Cada sistema operativo tiene el suyo, y hay varios gratuitos en la Red.
  • Mantener el antivirus actualizado. Existen antivirus gratuitos disponibles en internet que pueden ser utilizados con excelentes resultados.

La gran pregunta del momento: ¿y las redes sociales?

Desde este espacio venimos desarrollando desde hace varios años, contenidos y actividades relativos a la seguridad de los datos personales en internet. Lo cierto es que internet no olvida y todo lo que hacemos en la red va dejando un rastro que con el correr del tiempo crea un perfil de usuario que nos expone dramáticamente, al permitir que terceros conozcan nuestros gustos, nuestras preferencias y aun nuestras dudas existenciales.

Una vez que el usuario de una red social -por caso Facebook y similares- publica una foto, un video o un comentario, ese objeto deja de pertenecerle, deja de estar bajo su control, quedando en manos de aquel que lo mira o lee. Si ese otro quiere guardar, reproducir o republicar lo que ve, el usuario original no tiene forma de evitarlo.

Por eso es muy recomendable invertir el tiempo necesario para realizar una buena configuración de las opciones de seguridad de las redes en las que participamos. Justamente, porque esta configuración toma bastante tiempo es que la mayoría de los usuarios no le prestan atención, y entonces son bastante liberales en cuanto a permitir el acceso de cualquiera a sus contenidos.

Es importante también revisar periódicamente el listado de amigos o seguidores y eliminar a desconocidos y “sospechosos” -anónimos, duplicados, etc.-

Solemos decir que la única foto segura es la que no se publica. Es indispensable entonces pensar antes de publicar, para verificar, por ejemplo, que esa foto no esté revelando información -personas, direcciones, hábitos, etc.- que pueda comprometer nuestra seguridad. Y como los buenos hábitos se educan, no publiquemos ni etiquetemos sin el consentimiento del otro que aparece en esa foto de queremos publicar. Esto también hace a nuestra seguridad y la de quienes nos rodean.

La atención como prioridad

Prestar atención, informarse, preguntar, son actitudes fundamentales en lo que hace a esta cuestión de la seguridad y, sobre todo, para no temer. Para una experiencia satisfactoria y provechosa como usuarios de estos servicios, unas pocas recomendaciones como las que mencionamos anteriormente nos evitarán más de un dolor de cabeza.

Finalmente, prestemos atención a las señales que nuestros propios equipos nos dan: comportamientos erráticos, dispositivos que se activan solos -por ejemplo, la luz testigo de la cámara web- y otras señales por el estilo pueden servir de alerta para detectar el problema y tomar cartas en el asunto.

Y desde ya, recurrir a un especialista cuando tengamos dudas.

Otras lecturas:
Cómo evitar que tu PC se convierta en un zombi.
Ley de protección de datos personales.
Privacidad en internet. Algunas consideraciones.
Recomendaciones de la firma Sophos.
Ciberseguridad para chicos.
Un caso de usurpación de nombre.
Video: Privacidad y “pensamiento mágico”.
La información que Facebook almacena.
Videos: La cuestión de los famosos y la violación de la privacidad.

Fuente de la imagen: Seguridad en redes

{lang: 'es-419'}

Deja un comentario

*